El tópico descriptio puellae describe a una mujer donde su rostro es el centro desa descripción.
  • Este tópico lo puedes encontrar en poemas de Francesco Petrarca los cuales le dedicaba a su musa Laura.Por ejemplo en este nos describe a Laura justo después de que ella había muerto:

Sus ojos que canté amorosamente,
su cuerpo hermoso que adoré constante,
y que vivir me hiciera tan distante
de mí mismo, y huyendo de la gente,
Su cabellera de oro reluciente,
la risa de su angélico semblante
que hizo la tierra al cielo semejante,
¡poco polvo son ya que nada siente!
¡Y sin embargo vivo todavía!
A ciegas, sin la lumbre que amé tanto,
surca mi nave la extensión vacía...
Aquí termine mi amoroso canto:
seca la fuente está de mi alegría,
mi lira yace convertida en llanto.


  • Tambien lo podemos encontrar en este poema de Lope de Vega en el cual describe a su amada comparandola con elementos de la naturaleza como el cristal, el ébano, el lino, el oro, el ámbar y la grana:
No queda más lustroso y cristalino
por altas sierras el arroyo helado
ni está más negro el ébano labrado
ni más azul la flor del verde lino;

más rubio el oro que de Oriente vino,
ni más puro, lascivo y regalado
espira olor el ámbar estimado
ni está en la concha el carmesí más fino,
que frente, cejas, ojos y cabellos
aliento y boca de mi ninfa bella,
angélica figura en vista humana;

que puesto que ella se parece a ellos
vivos están allá, muertos sin ella,
cristal, ébano, lino, oro, ámbar, grana.

Descriptio puellae: Locución de origen latino que significa "descripción de la dama". Esta descripción nos muestra a la dama como un objeto codiciado formado de materias hermosas o lujosas. Normalmente sigue un orden descendiente y con caracteristicas propias de cada un: entre los que destacan primero se describen los cabellos, normalmente rubios, de ahí las metáforas del oro o del sol a la que suelen recurrir los poetas; después suele hacerse referencia a los ojos a los que se equipara con estrellas o soles. Los labios tienen su símil en el rubí o la rosa y los dientes siempre serán tan blancos como las perlas. De ahí se pasa al cuello, siempre blanco y terso, paragonable al cisne, al mármol o al marfil; estas metáforas también se utilizan para referirse al cuerpo en general. Por supuesto, la dama está tan bien proporcionada que los términos que se utilizan para describirla de modo general serán templo, palacio o portento.

Poema con descriptio puellae:

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende el corazón y lo refrena,
5 y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena1.
Coged de vuestra alegre primavera
10 el dulce fruto antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.
Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.


Tu pelo de oro como el Sol,tus ojos de plata como la Luna,
tu boca suave como el satén,
y tus brazos mi cuna.

Tu risa preciosa,
como cien perlas,
que adornan tu cuello,
maravillosas.

Tu aroma de siempre,
a rosas rojas,
que adornan tu ropa,
así silenciosas.

......................
A la mujer jóven.

“Goza cuello, cabello, labio y frente,
Antes de lo que fue en tu edad dorada,
Oro, lirio, clavel, cristal luciente”.

Luis de Góngora.